¿En qué consiste realmente la técnica de la carboxiterapia?

carboxiterapia

La celulitis y la flacidez son dos de los problemas estéticos con los que más luchan las personas, sobre todo aquellos que siempre han cuidado su apariencia y su cuerpo durante toda su vida. Cada vez más hombres y mujeres se someten a tratamientos corporales para obtener la imagen que desean.

Eliminar la celulitis de forma natural, no es una tarea fácil, es por ello que en los últimos años se han creado diferentes métodos y técnicas para que su desaparición sea más sencilla.

Hoy hablaremos de la carboxiterapia, el tratamiento médico estético que se ha convertido en una tendencia en los últimos tiempos debido a la rápida notoriedad de sus resultados. Está indicada principalmente para tratar la flacidez, la grasa localizada y la celulitis, devolviendo la vitalidad y elasticidad que el rostro pierde con la edad.

¿Qué es la carboxiterapia?

Se trata de un método de mínima invasión, mediante el cual se infiltra en los tejidos por vía subcutánea dióxido de carbono (CO2). Este es un gas producido de forma natural por los humanos, por lo que es seguro para utilizar en muchas aplicaciones.

Con la aplicación de este gas en las zonas a tratar se consigue la oxigenación de las células corporales. Mejorando la circulación sanguínea y reduciendo la grasa acumulada.

Esta es la técnica utilizada para conseguir una mejoría en la circulación de la sangre y por tanto, reducir la acumulación de grasa y combatir la flacidez. Así podrán percibir mayor firmeza en los tejidos y lucir una piel mucho más tersa.

Además, consigue una mejor apariencia en la piel ya que aumenta el colágeno en ella. La piel se rejuvenece y está más tersa, es un tratamiento indicado para cara, ojeras, cuello, piernas y glúteos.

¿Cómo se aplica la carboxiterapia?

Es una técnica muy simple, poco invasiva, la cual se efectúa en tan solo 30 minutos. Se procede realizando varias inyecciones, el gas se va difundiendo poco a poco en los tejidos. El tratamiento se finaliza con masajes subdérmicos o presoterapia, lo que ayuda a una mejor distribución del gas hacia los tejidos.

El dióxido de carbono actúa de forma diferente dependiendo de la zona a tratar, se requieren de 5 a 10 sesiones, valorable según el efecto que se desea conseguir. Es recomendable hacer dos sesiones semanales, y requiere evitar la exposición solar en los 2 siguientes días.

Beneficios y contraindicaciones de la carboxiterapia

Con la aplicación del dióxido de carbono (CO2) el organismo segrega catecolaminas, serotonina e histamina, todas ellas neurotransmisores que permiten la relajación del tejido subcutáneo y una dilatación vascular. Como resultado se obtiene aumento del torrente sanguíneo y una mayor oxigenación de las zonas tratadas. Como consecuencias directas de la mejora de la circulación sanguínea se consigue la reducción de la grasa acumulada. Podemos decir que el principal beneficio estético de la caboxiterapia es que los tejidos presentan mayor firmeza, una piel más tensa y joven.

También es importante recordar que este tratamiento puede tener pequeños efectos secundarios y hay personas para las que no es recomendado. La carboxiterapia está contraindicada en personas que padezcan problemas hepáticos, respiratorios, cardíacos y renales. Tampoco deban recurrir a esta aquellos enfermos de cáncer y diabetes, y las personas que tengan algún tipo de infección en las zonas que vayan a tratarse. Asimismo, para aquellas mujeres embarazadas o en periodo de lactancia materna no es recomendable que se realicen este tratamiento.

Además, hay que tener en cuenta que el paciente puede sentir un pequeño dolor en la zona en la que se realizan los pinchazos, sensación de frío y calor, o la aparición de pequeños hematomas.

Este tratamiento al igual que otros debe ser realizado por profesionales médicos cualificados y con experiencia. Aunque cada vez existen más centros de belleza que ofrecen este servicio, es recomendable informarse anteriormente e ir a centros especializados. A la hora de someterse a este tratamiento estético los profesionales deben aportar la información necesaria sobre las contraindicaciones y posibles efectos de la carboxiterapia. Si estas planteando someterte a un tratamiento solicita información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *